× Inicio Restaurantes Alojamientos Experiencias Reportajes Ofertas Agenda Noticias Contactar Acceso socios Acceso socios
 

Miradores del Valle del Jerte

Miradores del Valle del Jerte

Miradores del Valle del Jerte
Miradores del Valle del Jerte

El relieve del Valle del Jerte, en forma de enorme anfiteatro natural, proporciona multitud de lugares donde admirar el paisaje.

En cualquier punto el visitante podrá detenerse a disfrutar de hermosas panorámicas, siendo muy recomendables los recorridos por carreteras secundarias a media ladera. El Valle de las cuatro estaciones despliega su gama cromática en riberas, cimas y laderas, un espectáculo natural y cambiante que puede disfrutarse en cualquier época del año.

Además existen localizaciones acondicionadas y especialmente indicadas para observar el relieve comarcal. Entre ellas destacamos:

Mirador «Los Lagares» (Barrado)

Precioso mirador desde se divisa los alrededores de la Garganta del Obispo. Se puede acceder en coche. Un lugar ideal para disfrutar de las vistas y de un agradable pícnic. Podemos acceder a él cogiendo la carretera que comunica Barrado con Piornal (EX-213), a pocos metros de su inicio sale una pista a la derecha asfaltada, continuar por ella y en el primer cruce a la izquierda desviarse. Siguiendo esta pista a 150 metros se encuentra el mirador/merendero Los Lagares.

Mirador de la Cabra (Cabrero)

Un agradable y cuidado parque hace las veces de uno de los miradores más bonitos del Valle, el de la Cabra de Cabrero, ideal para descansar y evadirse por las alturas serranas. Homenaje a una forma de vida tradicional en riesgo de desaparición, a los/as cabreros/as y sus rebaños que mantenían el monte limpio y deleitaban nuestros paladares todo el año con su leche y quesos y en fechas especiales con los esperados cabritos. Una alianza entre personas y animales que cabe seguir apoyando. Cuenta con parque infantil. Se encuentra al final del pueblo, en pleno cruce en la salida hacia Valdastillas y Piornal.

Mirador de la Ermita del Cristo (Valdastillas)

Con unas magníficas vistas desde un paraje cargado de historia y misticismo, el mirador de la Ermita del Cristo, a 500 metros del pueblo, nos invita a reposar y admirar, dejando pasar el tiempo entre cerezos y algunos robles, uno de ellos testimonial, pues se dice que el roble de la Ermita es el primero al que brotan las hojas cada primavera. Se encuentra en la carretera vecinal que une Valdastillas y Cabrero, próximo a la Garganta de Marta.

Mirador El Cerrillo (Navaconcejo)

Subiendo por la carretera N-110, a la altura de las últimas casas de Navaconcejo, al lado contrario del Puente Viejo, sube un corto sendero señalizado y visible con barandillas de madera hasta el mirador del Cerrillo, con buenas vistas de la Garganta de las Nogaleas y los montes de Traslasierra, especialmente. Cuenta con mesas de madera a la sombre de los pinos.

Mirador del Chorrero de la Virgen (Reserva Natural Garganta de los Infiernos)

Ubicado dentro de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, nos lo encontramos siguiendo la pista que nos lleva a las conocidas piscinas naturales de Los Pilones. Desde él podremos divisar una magnífica vista panorámica de la Cascada del Manto de la Virgen. Acceso caminando siguiendo la pista que va a Los Pilones, desde el Centro de Interpretación de la Fauna y Flora, en la entrada principal de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, entre los pueblos de Jerte y Cabezuela del Valle. Distancia: 2.3 km aproximadamente.

Mirador del Puerto de Tornavacas

Un ambiente espectacular entre tanta inmensidad, en plena divisoria entre las aguas del Duero y el Tajo, entre la Sierra de Gredos y la de Béjar y Candelario, y sobre la espectacular Falla de Plasencia, accidente tectónico de gran envergadura visible Río Jerte abajo y más difuso Río Aravalle arriba.

Situado a 1274 m. de altitud, en el km 352 de la N-110 que recorre el Valle del Jerte, entre Plasencia y Ávila, nos invita a volar en un paisaje abrumador:

A poniente, al oeste, ascendiendo desde el sur, por los Montes de Tras la sierra, hasta el Torreón, fundiéndose en las montañas escarpadas de los Asperones, de la Sierra de Béjar y Candelario al norte, Planeando las vaguadas tendidas del abulense río Aravalle, hacia el noreste y el Parque Regional de la Sierra de Gredos, al este, Seguido hacia el sur por la loma de los Sillares -cuya cumbre es de fácil y gratificante ascensión para multiplicar la sensación desde el mirador-, hacia Gredos, y, Hacia el sureste la inmensa fosa tectónica que se abre como una brecha en el Sistema Central, por la cual discurre el prestigioso Río Jerte, alimentado por infinidad de gargantas, que, como capilares entre lomas y cordales, nutren las fértiles laderas abancaladas, del color de las hojas caducas.

Riquísimo entorno físico en el que se escribe la historia de incontables migraciones, aprovechando durante miles de años este paso natural entre los frescos agostaderos castellanoleoneses y las cálidas tierras extremeñas del invierno. Historia antigua de pueblos nómadas primeros y después trashumantes, de romanos que dejarían su impronta, aún observable en los restos de la calzada que desciende hacia Tornavacas, por la que transitaría más tarde, en su último viaje, el Emperador Carlos V, siguiendo hacia la Vera por la ruta que hoy lleva su nombre. En la actualidad es parada indispensable para turistas y viajeros/as, cada día más senderistas y ciclistas, y menos las cabezas de ganado, anhelo de otros tiempos. Zona de aparcamiento. Fácil acceso para todo tipo de vehículos. Zona de descanso con mesas y sillas. Accesible para personas con movilidad reducida.

Mirador del Monte de la Cruz (Tornavacas)

Al este de la localidad de Tornavacas, casi tocándolo cercano, llamativo, se encuentra en el paraje de Las Navas, a 1170 m. de altitud. Entre bancos para el descanso y la contemplación, un panel de interpretación nos ayuda a ubicar topónimos, y por qué no objetivos. El amplio paisaje coloreado según las estaciones del año es una excusa perfecta para saborear cualquier momento del día, flotando en las alturas suspendidos/as entre robles rebollos. Observatorio del mosaico de paisajes de la comarca, el horizonte juega entre montañas, descendiendo solo en el Puerto de Tornavacas, al norte, y en la lejanía de la apertura del Valle junto a la ciudad de Plasencia. Mirando hacia ésta, a nuestra izquierda descienden las montañas de la Sierra de Tormantos, entre las que destaca desafiante la Peña Negra de Tornavacas, al otro lado de la valiosa Garganta de San Martín, flanqueada por dehesas, arbustos y pastos sobre éstas. Abajo, los bulliciosos Río Jerte y sus pueblos discurren rápidos y nerviosos, entre cuidados cerezales y privilegiados rebollares. Al lado contrario del Valle, más soleado, se extienden los Montes de Tras la Sierra, culminados al Noroeste por las murallas del Torreón -donde confluyen los límites provinciales de Cáceres, Salamanca y Ávila-, Salamanca, el Canchal del Turmal y el Risco de la Campana descendiendo de nuevo hacia el Puerto. En los alrededores del Mirador hay zona de barbacoas y un refugio. Podemos acceder a él en un bonito paseo siguiendo los primeros kilómetros (2,5 aprox.) del sendero PR-CC 3 de las Minas de Wolframio que se inicia en la parte alta del pueblo, al final de la calle Real de Arriba. Se puede acceder en coche hasta el mirador siguiendo una pista de cemento casi en su totalidad. También se está señalizado un sendero para acceder caminando desde Tornavacas al Mirador de la Cruz.

Mirador de la Memoria (El Torno)

Las inmensas vistas del Valle del Jerte y la Sierra de Tormantos desde este mirador natural del Valle del Jerte se unen a las melancólicas esculturas en memoria de los olvidados de la Guerra Civil y la dictadura. Un impresionante conjunto escultórico obra del artista Francisco Cedenilla Carrasco, instalado en esta ubicación en el año 2008. La zona dispone de merenderos y panel de interpretación de la cercana zona de escalada “El Cerro”. Se encuentra en la carretera de subida desde la N-110, un par de kilómetros antes de llegar al pueblo de El Torno.

Mirador Paseo de Los Naranjos (Rebollar)

Como su vecina localidad de El Torno, Rebollar se sitúa en la ladera de solana, por encima de los 600 m de altitud. Por ello desde su Paseo El Mirador, plantado de naranjos ornamentales, se obtienen unas vistas magníficas de la Sierra de Tormantos, con Piornal en lo alto, Valdastillas más abajo, Cabrero, Casas del Castañar y su robledal de San Bernabé,…

Mirador de las Fernedas (Barrado)

Dado lo escarpado del terreno en que se asienta Barrado la propia avenida de Extremadura que bordea por el sur y el oeste el núcleo urbano es un fabuloso mirador de la comarca de la Vera, Campo Arañuelo y las dehesas de Monfragüe.

Mirador el Balcón del Valle (Piornal)

En la entrada a Piornal desde Valdastillas existe un magnífico mirador del Valle del Jerte, no en vano Piornal es el pueblo más alto de Extremadura, alrededor de 700 m de altura por encima del Valle del Jerte. Cuenta con zona de merendero, parque infantil y fuente.

Mirador Ermita de San Felipe (Cabezuela del Valle)

Desde la Plaza del Ayuntamiento, a menos de 500 m, saliendo por la calle San Felipe en dirección noreste, llegaremos a la Ermita de San Felipe y Santiago, sobre un promontorio elevado sobre el pueblo y el río y por ello con unas bellas vistas del Valle, desde el Puerto de Tornavacas a la apertura del Valle en Plasencia, con ambas sierras, Tormantos y Traslasierra, flanqueando el río. Sin duda es un breve y accesible paseo que complementa la visita a la judería.

Se puede acceder andando con un bonito y tranquilo paseo por Cabezuela del Valle y disfrutar así de sus calles, declaradas Conjunto Histórico Artístico. También se puede acceder en coche, aunque son calles estrechas y algunas de un único sentido.

Mirador Era de San Bernabé (Casas del Castañar)

Este mirador se encuentra en término municipal de Casas del Castañar, dentro de la Sierra de San Bernabé, perteneciente al sistema Central, al final de las estribaciones occidentales de la Sierra de Gredos. Esta sierra separa el Valle del Jerte de la comarca de La Vera y el Valle del Tiétar. Desde este mirador se tiene unas preciosas vistas de la zona baja del Valle del Jerte, los Riscos de Villavieja y el pantano del Jerte. Está ubicado en un punto del recorrido de la ruta de senderismo PR-CC 24, ruta circular, 10 km, con salida y llegada a Casas del Castañar.

Se puede acceder realizando la ruta anteriormente indicada o siguiendo una pista forestal hasta el Mirador, 3 km ida más la vuelta, que se inicia justo al lado del merendero «Parque el Arroyo». Se puede hacer andando o en coche. Aunque se recomienda hacerla andando y así disfrutar de las vistas y del bosque de robles que ofrece todo el recorrido.

Mirador de la Matarrulla (El Torno)

A unos 500 m. del inicio de la carretera que une El Torno con Cabezabellosa, se encuentra un pequeño mirador con unos pocos bancos y una fuente, desde donde disfrutar de unas bellas vistas de esta localidad, junto con las pendientes perfectamente aterrazadas que sostienen al pueblo. A partir de este mirador podemos continuar por una de las rutas más espectaculares que se pueden realizar en el Valle, la carretera entre el Torno y Cabezabellosa nos lleva entre enormes Robles rebollos o melojos y un ambiente tremendamente aéreo desde el que divisar el río Jerte allá abajo detenido en forma de embalse.

Podremos visitar el Roble del Acarreadero, árbol singular de merecido respeto y continuar hacia Cabezabellosa, pariente de El Torno en cuanto a vistas se refiere, en este caso sobre el Valle del Ambroz y las Tierras de Granadilla.

Mirador del Puente Beceda (Tornavacas)

El topónimo Beceda según autores, puede derivar del latín vicis: turno, alternativa. Tuvo la acepción de “turno de regar”. Otrora se decía: “una vez de agua”. Cuando se concentran varias fincas con turno para el riego se les llamó “Las Becedas” Este mirador está situado sobre el dique de la falla de Plasencia, el color rojo del talud corresponde con las rocas (diabasas) que hace millones de años emergieron a través del citado dique, las diabasas tienen gran cantidad de hierro, que al oxidarse al contacto con el oxígeno le confieren ese color característico. Situado antes de la icónica garganta de Beceda, separando los términos de Jerte y Tornavacas.

En 1809, en esta garganta tuvo lugar la Batalla del mismo nombre, en la que se enfrentaron valientemente las tropas del coronel Golfín, ayudadas por lugareños, contra el ejército de ocupación francés, con clara victoria para los primeros. Desde este mirador obtenemos una imagen de la sierra de Tormantos, estribación sur de Gredos, en esta ladera, los pinos acompañan a castaños, robles y cerezos. En la parte más baja, el río Jerte serpentea entre chopos, comenzando un descenso que culminará en el río Alagón, tras haber bañado todo el Valle del Jerte. La cumbre que majestuosa se alza al noreste corresponde a Peña Negra, situada a 1827 m sobre el nivel del mar.

Etiquetas:
Sin comentarios

Deja tu comentario

Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad