Pueblos de la comarca

Encanto en la zona norte de Extremadura

Once municipios componen el Valle del Jerte: Barrado, Cabezuela del Valle, Cabrero, Casas del Castañar, Jerte, Navaconcejo, Piornal, Rebollar, Tornavacas, El Torno y Valdastillas

La capital de la comarca es Cabezuela del Valle, donde residen los órganos de la Mancomunidad de municipios del Valle del Jerte.

A continuación desgranamos algunas de las características de cada pueblo y te contamos qué rincones, calles o enclaves no debes perderte en tu visita:

 

Barrado

NO TE PUEDES PERDER: Iglesia Parroquial de San Sebastián de estilo Barroco siglo XVI y Ermita de Nuestra Señora del Viso del siglo XVIII, vistas desde la Avenida de Extremadura, Roble Grande de La Solana.

A medio camino entre el Valle del Jerte y La Vera encontramos esta pequeña localidad, recostado en la vertiente oriental de la sierra de San Bernabé. Cuenta con 528 habitantes y su gentilicio es Barradeños. Nace como un núcleo pastoril a finales del medievo y obtiene el título de Villa en el siglo XVIII. Se encuentra en una zona escarpada de un pequeño valle orientado hacia la Vera. Un verdadero mirador desde donde deleitarse con magníficos paisajes e ideal para un paseo contemplativo.

Cabezuela del Valle

NO TE PUEDES PERDER: Iglesia de San Miguel Arcángel del siglo XVI y XVIII, Ermitas de estilo barroco como la de Nuestra Sra. de Peñas Albas, San Antonio, el Cristo de la Paz, San Felipe y Santiago. Barrio de la Aldea, Mirador desde la Ermita de San Felipe y Santiago, Centro de Interpretación del Agua de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos y Museo de la Cereza.

Situada en la hondonada del Valle, ribereña al río Jerte y a la Garganta del Tornadero y a unos 515 metros de altitud. Cuenta con 2535 habitantes y su gentilicio es Cabezueleños. Es la capital del Valle del Jerte, por encontrarse en ella los órganos de gestión de la mancomunidad de municipios. En su calle principal, podemos ver las mejores casas del municipio, bastante de ellas con fachadas similares, en las que exhiben escudos nobiliarios, símbolos, anagramas y leyendas pías. Sus orígenes se remontan al medievo y comenzó siendo un pequeño núcleo poblacional llamado La Aldea. Resulta pintoresco su casco antiguo, declarado conjunto históricoartístico, con calles empinadas y retorcidas, lugares angostos, vías laberínticas y callejones ciegos que forman lo que fue la antigua judería. Ejemplos como la Calleja de la Cárcel o el Portal Viejo evocan su diseño medieval de judería.

Cabrero

NO TE PUEDES PERDER: Iglesia Parroquial de San Miguel del siglo XVIII, Parque-mirador de "La Cabra"

Este municipio está situado a una altitud de mas de 700 metros, en la vertiente oriental del Valle del Jerte. Cuenta con unos 398 habitantes y su gentilicio es Cabrereños. Aquí se encuentran ejemplos de la arquitectura popular, donde se
combinan las construcciones entramadas de sobresalientes solanas con aquellas realizadas en mampuesto como elemento constructivo fundamental. Nació a finales del Medievo como núcleo pastoril.

Originalmente bajaban hasta esta zona, desde Piornal, los cabreros con sus rebaños. Su única pretensión era refugiarse de las inclemencias meteorológicas de la alta montaña en tiempo de nieves y heladas, aprovechando así los pastos que descienden por la ladera. Las primeras chozas, que se denominaban las “Casas de cabrero”, con el tiempo dieron paso a humildes viviendas de mampostería.

Casas del Castañar

NO TE PUEDES PERDER: Iglesia de San Juan Bautista de estilo Renacentista y del s. XVI y la Ermita del Cristo del Humilladero del siglo XVIII.

Situado a 675 metros de altitud, cuenta con 670 habitantes y su gentilicio es Casareños. Es este un municipio típicamente serrano, situado en la falda de la Sierra de San Bernabé, al que rodean extensas superficies de bancales salpicados de higueras, viñedos, olivos y cómo no cerezos; así como frondosos bosques repletos de robles y castaños.

Es su trazado urbano un claro ejemplo de arquitectura popular entramada, se ramifica en torno a la plaza de la iglesia mediante calles serpenteantes, callejones cubiertos e incluso túneles, que se adaptan de forma irregular al terreno.

Todo ello adornado con pintorescas viviendas de hasta tres pisos de altura donde abundan salientes, voladizos y aleros así como soportales que sustentan solanas, en ocasiones superpuestas por todo el frente de la casa. Este pueblo, cuya aparición se remonta a finales de la Edad Media, debe su origen a los secaderos y casas que los vecinos de la desaparecida Asperilla construyeron en los bosques de castaños que poblaban las laderas de las montañas. Posteriormente acabará devorando al pueblo matriz del que surgió.

Jerte

NO TE PUEDES PERDER: Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción estilo barroco S. XVIII, Ermita del Cristo del Amparo del siglo XVIII, Calleja Los Bueyes, Centro de Reproducción de Salmónidos y el Centro de Interpretación de Flora y Fauna de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos.

El pueblo se sitúa en el curso alto del río del que toma su nombre a unos 600 metros de altitud. Su singular encanto deriva del atractivo paisaje donde se enmarca: está rodeado de huertos, prados cercados y bancales poblados de árboles frutales dispuestos en abruptas laderas. Cuenta con 1336 habitantes y su gentilicio es Jerteños.

La Plaza de la Independencia, rememora una de las grandes gestas ocurridas en esta población en 1809: El pueblo entero se enfrentó a las tropas de Napoleón, pero finalmente fue saqueado y prendido fuego, sin que los habitantes pudieran hacer nada. No obstante merece la pena dar un paseo por alguna de sus callejuelas con un aire más típico, como es la Calleja de los Bueyes, donde encontramos edificaciones que sobrevivieron al incendio y donde abundan los entramados de adobe y madera. De hecho, es en esta calle donde se encuentra la casa más antigua de la población.

Otro de los lugares atractivos es el "Parque del Nogalón", situado junto al río y la piscina natural, donde nos podemos permitir un gratificante baño.

Navaconcejo

NO TE PUEDES PERDER: Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción S. XVI, Ermita del Cristo del Valle, Ermita de San Jorge del siglo XII y el Edificio de “La Fábrica” antigua fábrica de Sayales, sus míticas "Cruces" repartidas por todo el municipio.

Este municipio está situado en la parte baja del Valle a unos 500 metros de altitud, atravesado por el Río Jerte y la N-110. Muchos descendientes de este pueblo proceden de un despoblado llamado Peñahorcada, que fue arrasado por una gran crecida del río Jerte en el siglo XV y sus habitantes fueron acogidos en Navaconcejo, pasando a formar parte del municipio.

Actualmente cuenta con 2160 habitantes. Su gentilicio oficial es
Navaconcejeños, pero casi más usado es el gentilicio oficioso "Ballenatos" que tiene su origen en una leyenda local. A la entrada de su calle principal, que se extiende entre el río y la carretera que atraviesa la población, se puede contemplar un bello crucero y a lo largo de su recorrido, la flanquean llamativos edificios entramados con voladizos, grandes aleros y amplias balconadas y solanas de madera.

Piornal

NO TE PUEDES PERDER: Iglesia de San Juan Bautista, Plaza del Ayuntamiento, ruta de las Fachadas Pintadas, Escultura dedicada a Jarramplas, Cascada del Caozo y Charco del Calderón.

Entre el Valle del Jerte y La Vera, sobre un altiplano de la Sierra de Tormantos, está situado el pueblo más alto de Extremadura a 1.175 m. Cuenta con 1553 habitantes y su gentilicio es Piornalegos.

Las viviendas piornalegas tradiciones son las que mejor representan la modalidad constructiva serrana, basada en el uso exclusivo de piedra en los cerramientos. Delatan la humildad con que han vivido los habitantes de la aldea en el pasado, pues los materiales se encuentran mínimamente trabajados. Apenas se ven sillares en puntos nobles de fachada y los maderos son enterizos y sin escuadrar las viguerías.

En verano debido a su altitud, las temperaturas son mucho más suaves que en el resto de la comarca... dormir por la noche con manta es una maravilla. En su término municipal está la Garganta Bohonal con una zona de baño espectacular como es el Charco del Calderón. Aguas abajo, se precipita en un espectacular salto de más de 30 metros, en el paraje del Caozo. A la entrada del pueblo encontramos el mirador "Valle del Jerte" desde donde se pueden contemplar unas vistas impresionantes de todo el fondo del Valle.

Rebollar

NO TE PUEDES PERDER: Iglesia Parroquial de Santa Catalina del siglo XVII, Casas del Canchal, Merenderos de la Garganta de La Puria.

Rebollar es un pueblo pequeño y entrañable, a una altura de algo más de 600 m. fundado por vecinos del actual despoblado de Ojalvo. Cuenta con 254 habitantes y su gentilicio es Rebollariegos.

Su distribución y forma están muy condicionadas por el terreno. Las grandes pendientes, donde abundan los bancales de cerezos y olivos, dibujan un pueblo de calles empinadas y angostas, cuyos aleros y balcones en algunas ocasiones casi llegan a tocarse.

Callejeando, llegamos hasta las famosas “Casas del Canchal“ que, situadas sobre imponentes moles de granito, parecen estar desafiando las leyes de la gravedad. Estas casas se levantaron en estas condiciones para aprovechar al máximo el poco terreno disponible para construir.

Tornavacas

NO TE PUEDES PERDER: Iglesia Nuestra Señora de la Asunción de estilo barroco s. XVII, Puente Cimero, La Puentecilla, Picota o Rollo, Centro de Interpretación de la Alta Montaña y la Trashumancia de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos.

En la parte más alta del Valle, a unos 870 metros de altitud, tiene 1.297 habitantes y su gentilicio es Tornavaqueños. Primera localidad del Valle del Jerte que consiguió el título de Villazgo, ya que formó parte del señorío de los Álvarez de Toledo en 1369. Fruto de su prosperidad fue el ennoblecimiento de gran parte de sus viviendas, en las que proliferan los sillares y dinteles de granito.

La Calle Real estructura el municipio y está dividida en tres tramos por el Puente Cimero y la Puentecilla. Estos tres tramos se llaman Calle Real de Arriba, Calle Real de En medio y Calle Real de Abajo.

Como curiosidad histórica destaca la estancia en 1.556 del Emperador Carlos I de España y V de Alemania a su paso hacia su retiro en el Monasterio de Yuste. Pernoctó allí en una casa que se aún conserva en la Calle Real de Abajo y que hoy se conoce como "La casa de Carlos V".

El Torno

NO TE PUEDES PERDER: Iglesia de la Virgen de la Piedad del siglo XVI y XVII, Mirador de la Memoria, Parque del Mirador, Ruta de las Chozas en su sierra (arquitectura vernácula) y Paraje de Las Vaquerizas.

El Torno se asienta sobre la falda de los montes de Tras la Sierra. Desde aquí la vista del Valle del Jerte es sencillamente maravillosa, no en vano, este pueblo es conocido como “El Mirador del Valle”. Cuenta con 950 habitantes y su gentilicio es Torniegos.

Antes de entrar en el municipio encontramos el "Mirador de la Memoria", singular conjunto escultórico obra del artista Francisco Cedenilla Carrasco con impresionantes vistas al Valle.

La Arquitectura original de la zona recobra su máxima expresión en las construcciones de piedra, adobe, aleros y solanas del entramado de callejuelas que encontramos justo por encima de la plaza mayor. Su Iglesia fue construida a mediados del siglo XVI y reformada en el XVII. En ella destaca la imagen de la Virgen de la Piedad, talla hispano-flamenca del siglo XV. 

Un gran número de chozas de piedra (más de dos centenares) se pueden observar en las sierras de la localidad, cercanas al bello paraje conocido como "Las Vaquerizas", en ellas moraban los antiguos cabreros y vaqueros, y constituyen una extraordinaria muestra de arquitectura vernácula. En ese mismo paraje descansan bajo el castaño "Libertad" parte de las cenizas de la escritora Dulce Chacón, quien fue una enamorada del lugar.

Valdastillas

NO TE PUEDES PERDER: Iglesia de Santa María de Gracia del siglo XVI, Ermita y mirador del Cristo, Garganta de Marta
Esta localidad está ubicada en una posición elevada, en la ladera de la Sierra de San Bernabé, desde la que podemos deleitar la vista con bonitos paisajes del Valle, a unos 638 m. de altitud.

Cuenta con 390 habitantes y su gentilicio es Cuqueños. Sus orígenes están estrechamente ligados a Ojalvo, una de las aldeas medievales, ya desaparecida, de esta comarca. El pueblo es pequeño y el entorno de su término municipal, caracterizado por las fuertes pendientes, se encuentra repleto de grandes bancales poblados de cerezos.

Podemos deleitarnos con muestras muy bien conservadas de la arquitectura tradicional cuqueña, de entramados con adobles de barro rojizos y solanas sobresalientes que forman estructuras que todavía guardan un especial encanto.

No podemos abandonar el municipio sin visitar la preciosa Garganta de Marta con sus miradores y el antiguo molino del municipio.

 En vallecereza.com encontrará toda la información para visitar el Valle del Jerte, alojamientos, restaurantes, empresas de actividades, y ofertas exclusivas,  con la Garantía de la Asociación de Turismo del Valle del Jerte.

 

Valle del Jerte. Vallecereza