Gargantas del Valle del Jerte

Descubrimos por qué el Valle del Jerte es conocido como "El Valle del Agua"... al río que lo atraviesa y da nombre se unen las innumerables gargantas que lo abastecen. Te contamos cuáles son las más destacadas:
 

Garganta de San Martín

Se halla a los pies de la inmensa mole de la Peña Negra, en la parte más alta del valle, en las cercanías del pueblo de Tornavacas. Su zona alta es el territorio de la cabra montesa y la vegetación propia de alta montaña. Los arroyos de Peña Negra, La Chorrera, Lobo Negro, Lavanto o Soto son algunos de los que alimentan esta garganta, que toma su nombre de una ermita dedicada a este santo y cuyas ruinas aún se esconden en alguno de sus recodos.

Garganta de Beceda

Se encuentra en el término municipal de Tornavacas y ofrece un entorno natural tupido en el que aún se pueden ver restos de antiguos secaderos de castañas. En uno de sus gargantillos, conocido como Majacerezo, encontró la muerte el líder guerrillero carlista Santiago León. Años antes, en 1809, otro hecho de armas se desarrolló en esta garganta: los jerteños obligaron a las tropas francesas a retirarse hasta el otro lado del Puerto de Tornavacas. Sin embargo los franceses volvieron poco después y se tomaron una terrible venganza arrasando la villa hasta sus cimientos.

Garganta de Los Papúos

Se encuentra cercana al pueblo de Jerte. En su parte más alta nos da la bienvenida el Chorro de La Ventera, anunciándonos lo que nos espera: una espectacular sucesión de chorros, cascadas, saltos de agua y pozos donde disfrutar del espectáculo del agua desafiando a la montaña. La rodean castaños y robles. Aquí se encuentra la masa forestal de castaños madereros más importante de la comarca que, unida a la de Hervás, están consideradas como las más destacadas de toda Extremadura. Es ésta una garganta idónea para la práctica del barranquismo.

Garganta de La Serrá

Ofrece la peculiaridad de su origen glaciar. Lo que hoy vemos no es sino el producto del paso milenario de un descomunal río de hielo. Los restos de ese monumental acto creativo son las morreras que forman una auténtica muralla de rocas unidas por la brutal mano del hielo. Los ganaderos de la zona encontraron en este recinto construido de forma natural uno de los mejores agostaderos para el ganado de toda Extremadura. Ya en documentos del siglo XVIII se elogiaba este lugar como zona en la que el ganado podía pasar el verano sin peligro de que se desperdigase.

Garganta de Los Asperones

Nos encontramos entre los municipios de Jerte y Tornavacas. En esta garganta encontramos una hermosa variedad autóctona de orquídea, una prueba de la riqueza natural que alberga. Confluye con la garganta de La Serrá para dar lugar a la de Los Tres Cerros.

Garganta de los Tres Cerros

Está ubicada en la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos y sus aguas están cargadas de historia. En ella encontramos el puente por el que pasó el Emperador Carlos V camino a Yuste. El emperador hizo este camino siguiendo los consejos de vecinos de Tornavacas quienes acompañaron a la comitiva intentado hacer el camino más transitable. En sus inmediaciones podemos observar además numerosos restos romanos. El Puente del Sacristán señala el lugar en el que la garganta se une a la del Collado de las Yeguas, un excelente punto para practicar la pesca.

Garganta de Los Infiernos

Es la garganta del Valle por excelencia. Tiene su inicio en la confluencia entre la garganta del Collado de las Yeguas y la de los Tres Cerros. Discurre por la Reserva Natural a la que da nombre y que alberga una fastuosa biodiversidad de fauna y flora. El volumen de agua que por ella discurre es, en ocasiones, superior al del propio río Jerte. La incontenible fuerza del agua se muestra aquí en todo su esplendor, un lugar mágico y uno de los enclaves naturales más visitados de Extremadura. El paraje de Los Pilones con sus impresionantes marmitas de gigante, es considerado además como una de las zonas de baño naturales más bellas del mundo.

Garganta del Collado de las Yeguas

Situada en la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, cuenta la historia que cuando Carlos V coronó este collado exclamó “Ya no pasaré otro puerto más que el de la muerte”. Su premonición se cumplió: no abandonaría su refugio en Yuste hasta su fallecimiento en 1558. La inagotable variedad creativa del agua en forma de cascadas, saltos y pozos nos deleita aquí con todo un espectáculo natural. En una de sus orillas nos encontramos los restos de lo que allá por el siglo XIX fue una pequeña central eléctrica. En su confluencia con la garganta de los Tres Cerros nace la Garganta de los Infiernos.

Garganta de Los Buitres

Se ubica a medio camino entre el pueblo de Jerte y Cabezuela del Valle. En sus roquedos encuentran el buitre leonado y otras rapaces un espléndido lugar de anidamiento. Destaca por las grandes paredes que la flanquean, a cuyos pies corre el agua saltando de pozo en pozo. La garganta de Los Buitres busca al río Jerte en un punto en el que también se encuentra con la Garganta de los Infiernos y es conocido como La Juntona. A partir de ese punto el río Jerte dobla su caudal.

Garganta de Las Monjas

Se encuentra en el término municipal de Cabezuela del Valle, cuyos habitantes se abastecen de sus aguas. Toma su nombre de una institución religiosa, la casa de ejercicios San Jose, fundada en 1960 y que en la actualidad es un lugar de retiro y meditación. Sin embargo este no era su nombre original. Más antigua es la denominación de Garganta de la Luz, el porqué lo encontramos en una antigua casa cercana, hoy en ruinas y que fue la primera de la comarca en poseer luz eléctrica. En sus inmediaciones hay restos celtíberos y romanos entre otros.

Garganta de Las Nogaledas

Se encuentra en el término municipal de Navaconcejo, muy cercana al municipio. En ella se suceden espectaculares saltos de agua de hasta 25 metros de altura que la han convertido en los últimos años en un punto de obligada visita. A ello contribuye la facilidad del trayecto hasta sus primeras cascadas. Tiene su origen en el Pico de la Cabrera y se une al río Jerte en el mismo pueblo de Navaconcejo.

Garganta de La Puria

Entre los municipios de El Torno y Rebollar se abre esta garganta de enorme belleza. Su denominación proviene de una corrupción fonética del nombre original con el que aparece en documentos antiguos: Garganta de La Furia. La sucesión de violentos chorros y cascadas que la recorren parecen los obvios inspiradores de tal denominación. En sus roquedales se ocultaron partidas de republicanos para continuar su lucha al final de la Guerra Civil. En las cercanías encontramos también los famosos chozos y chozas de piedra de la sierra de El Torno. Excelente muestra de arquitectura vernácula.

Garganta Bohonal

Entre los pueblos de Piornal y Valdastillas, esta garganta acopia algunos de los parajes más impresionantes del valle. La cascada y charco del Calderón o el Salto de Caozo son algunos de los tesoros que esconde. Este último, el salto de Caozo, es uno de los puntos más fotografiados del valle y ha dado justa fama a esta garganta. En época de máxima afluencia de visitantes son frecuentes las colas para acercarse hasta su manto de espuma blanca.

Garganta de Marta

Se encuentra en el municipio de Valdastillas. Cuenta con impresionantes saltos de agua y está rodeada por una frondosa vegetación. El punto más visitado de esta garganta se encuentra a la misma altura que el antiguo lagar del municipio, el cual ha sido rehabilitado. Ademán puede verse su mecanismo y las trojes en las que los agricultores depositaban las aceitunas.

 

En vallecereza.com encontrará toda la información para visitar el Valle del Jerte, alojamientos, restaurantes, empresas de actividades, y ofertas exclusivas,  con la Garantía de la Asociación de Turismo del Valle del Jerte.

 

Valle del Jerte. Vallecereza