El Valle del Jerte se promociona en FIO como destino de turismo ornitológico.

El Valle del Jerte se promociona en FIO como destino de turismo ornitológico.

La comarca estará presente del 18 al 20 de febrero en la Feria Internacional de Turismo Ornitológico (FIO 2022) que se celebra en Villarreal de San Carlos. 

El stand jerteño dará a conocer, de la mano de la Mancomunidad de Municipios del Valle del Jerte y su Oficina de Turismo, las múltiples posibilidades que ofrece el valle para la práctica del birding o birdwatching, con multitud de especies observables presentes gracias a la gran diversidad de sus enclaves, ecosistemas y nichos ecológicos. No en vano, la práctica totalidad del Valle del Jerte (el 95%) se encuentra amparada bajo alguna figura de protección natural, ya que en él confluyen, de modo solapado, dos redes de espacios protegidos, por un lado la Red Natura 2000 y por otro la Red de Espacios Naturales Protegidos de Extremadura (RENPEX).

EL VALLE DEL JERTE EN LA RED NATURA 2000


En el Valle del Jerte hay cuatro espacios incluidos en esta red:

  • LIC SIERRA DE GREDOS Y VALLE DEL JERTE: Protege casi la totalidad de la comarca, unas 35.000 de sus 37.200 hectáreas. Las dimensiones del LIC son aún mayores, pues comprende todo el sector cacereño de Gredos, además de continuar con otros espacios protegidos de Castilla y León.
  • LIC RÍOS JERTE Y ALAGÓN: La totalidad del río Jerte, tanto dentro como fuera de la comarca del Valle del Jerte, es objeto de protección.
  • LIC RÍO TIÉTAR: Todo el río Tiétar en Cáceres y algunas de sus gargantas tributarias están protegidas, incluyendo la jerteña Garganta del Obispo en Barrado.
  • ZEPA RÍO Y PINARES DEL TIÉTAR: Coincide geográficamente con el anterior.

RESERVA NATURAL DE LA GARGANTA DE LOS INFIERNOS


Incluida en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Extremadura, este territorio de casi 7.000 hectáreas en el sector noreste del Valle del Jerte, destaca, además de por su fauna y flora, por su atractivo paisaje, con variaciones altitudinales  que oscilan entre los 600 y los casi 2.400 metros. Debido a estas variaciones, nos encontramos aquí con tres ecosistemas característicos: el bosque de ribera, el bosque caducifolio o de ladera y, por último, el ecosistema alpino o de alta montaña, formado por piornales serranos y pastizales alpinos. Una gran biodiversidad y riqueza propicia para el avistamiento de aves de muy diversa índole durante todo el año.

Ofrece algunos de los roquedos más inexpugnables del Valle del Jerte, que posibilita el asentamiento de buitres y otras rapaces como el alimoche. Las observaciones de aves nos acompañarán desde las aguas a las cumbres. La diversidad de especies será notablemente mayor a final de primavera, en verano y otoño. Las zonas más sensibles para observar flora y fauna requerirán de comunicación en el Centro de Interpretación del Agua, en Cabezuela del Valle o en el Centro de Interpretación de la Fauna y Flora, en la entrada principal de la Reserva Natural, en Jerte.

ÁREAS DE INTERÉS ORNITOLÓGICO EN EL VALLE DEL JERTE

  • COLA DEL EMBALSE DEL RÍO JERTE: Humedal en plena transición entre encinas y alcornoques y robles rebollos y fresnos, entre los bosques cálidos de hoja perenne y los bosques caducifolios. Privilegios para la vista como la cigüeña negra (sobre todo en otoño), y garzas, entre incontables milanos negros en verano, ratoneros, el águila culebrera e incluso el águila pescadora, cuando comienzan su paso grullas y ánsares en otoño, lugar de parada también de limícolas y acuáticas. 
  • GARGANTA DE SAN MARTÍN: Desde lo alto del Collado del Cardiel a 1952 m de altitud hasta los 760 m donde se une al río Jerte, la Garganta de San Martín nos depara, en primavera, observaciones no sólo de migradoras parciales sino, además, bandos de grandes migradoras europeas como grullas y ánsares. Palomas torcaces, tórtolas comunes, cernícalos, currucas, mosquiteros, acentores, escribanos, alondras, bisbitas campestres y alpinos, o colirrojos, son pobladores habituales de este enclave, en el que con más suerte podremos encontrar también al alcaudón dorsirrojo y al bellísimo pechiazul, así como el roquero rojo,…  Completan la lista numerosas aves forestales en la parte más baja de la garganta, un tranquilo robledal de rebollos, lavandera cascadeña y mirlo acuático en los cauces, y planeando al buitre leonado, aguililla calzada o águila culebrera. Dado que se encuentra en la zona sensible de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos es necesario contactar con los/as responsables de ésta, para comunicar nuestra intención de visitarla.
  • RISCOS DE VILLAVIEJA: Uno de los roquedos más espectaculares del Valle del Jerte emerge de un denso robledal que se asoma sobre el Embalse del Jerte. Es paso entre el Jerte y la Vera,  entre encinas y robles, el río Jerte y las cumbres, entre los cuales se desplazan nerviosas numerosas aves forestales, y sobre ellas los buitres leonados y otras rapaces frecuentes planeando los cielos.
  • RISCO DE CABEZA MERINA: En un paisaje insólito, fuera de las zonas frecuentadas del Valle, nos acerca al salto de agua del Arroyo de la Dehesa Vadillo. A más de 1100 m de altitud infinidad de aves forestales se mezclan con las habitantes de las zonas arbustivas. Observamos aquí arrendajos, pinzones, mitos, carboneros, herrerillos, currucas, agateadores,.. entre árboles y asomándose entre arbustos. Rapaces planeadoras como buitres leonados, todo el año, águilas culebreras y calzadas, milanos negros, halcón abejero con suerte,.. en primavera y verano, como los siempre volantes aviones, vencejos y golondrinas. Y la búsqueda de la calma en otoño e invierno de aves en esta época más numerosas, como el colirrojo tizón, el petirrojo, a los acentores,..
  • PUERTO DE TORNAVACAS: Un lugar fácilmente accesible y muy interesante ya que permite observar numerosas especies de hábitats alpinos literalmente desde la carretera,  a 1274 m, entre las dehesas de Robles y Fresnos de Barco de Ávila y el río Duero del norte y el Valle del Jerte que desciende hasta los 345 m al salir del Valle, pasando de los pastizales alpinos que nos rodean a dehesas termófilas de encinas y alcornoques. Por su carácter subalpino cualquier época es buena para observar aves, tanto de los bosques de Pinos y Robles bajo el Puerto como de las zonas arbustivas y prados de montaña que nos rodean. Las mejores probablemente sean épocas migratorias como el otoño y primavera, además del bullicioso verano. Los pequeños pájaros forestales surcando de lado a lado, el cielo barrido por vencejos, aviones y golondrinas en primavera, y, el privilegio de hábitats montañosos, aves que aparecen entre escobas y piornos, como el escribano hortelano, la tarabilla norteña, acentor común y en ocasiones currucas, papamoscas,.. o planeando hacia los prados bisbitas y alondras, buitre leonado, milano negro, águila calzada y culebrera o cernícalo vulgar.
  • PUERTO DE HONDURAS: Los Montes de Traslasierra se yerguen como espina dorsal entre las tierras de la meseta salmantina y los relieves abulenses al norte y las tierras extremeñas al sur, sirviendo de guía durante ambas migraciones, prenupcial en primavera, y post reproductiva en otoño. La mejor época para observar infinidad de aves comienza a partir de mayo y se extiende hasta mediado el otoño. Podremos admirar algún halcón abejero como especie más singular, o peregrino, presente en las cercanías, águila culebrera o aguililla calzada, que campean por estos altos, y por supuesto la cantidad de pequeños pájaros entre árboles  y arbustos que limpian de insectos a un lado y a otro: pinzones, carboneros y herrerillos, mitos, agateadores, trepadores, currucas y acentores, o siempre en el aire ejércitos de aviones y vencejos y menos numerosas golondrinas.

HIDES ORNITOLÓGICOS DE PIORNAL

El municipio de Piornal ha instalado dos escondites o hides para la observación y fotografía de aves. Para reservarlos es necesario una antelación mínima de 2 / 3 días. Teléfono de información y reservas: 927 78 01 30

  • Hide para la observación de grandes rapaces: Su situación es inmejorable. Desde este escondite se consigue tan amplio campo de visión que permite la observación y fotografía de varias poses durante el vuelo, durante el aterrizaje de las aves se aprecian perfectos picados y, ya en los posaderos, por la cercanía de estos respecto al hide, se puede disfrutar de las especies de una forma única. Desde él pueden observarse las siguientes especies: águila real, buitre negro, buitre leonado, alimoche, milano real, milano negro y algunos córvidos.
  • Hide para la observación de pequeñas aves: Aún está en proceso de puesta en marcha. Se abrirá al público en próximas fechas.

Argumentos todos ellos que, tal y como señala el presidente la Mancomunidad de Municipios, Jose Ramón Domínguez, «convierten al Valle del Jerte en un destino redondo para los aficionados a la ornitología, una actividad que va ganando adeptos entre nuestros visitantes» a lo que añade que «prueba de ello es la existencia en la comarca de empresas y guías especializados en este ámbito».

Sin comentarios

Deja tu comentario

Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad